martes, 7 de junio de 2011

G de Grey

Este post ha sido trasladado a 

 



4 comentarios:

La Petite Poupée dijo...

Tiene que ser curioso observar todo eso cuanto te asomas a un espejo. No me he fijado nunca con tanto detalle en los espejos que me rodean, la verdad, me quedo siempre navegando en la superficie de mis ojos... Y ahí me pierdo.

Un besote, Golfo, cuídate^^

la chica de las biscotelas dijo...

jo-der, vaya análisis!

La paciente nº 24 dijo...

Como la sombra o la locura, están; vienen para no reconocernos, y recordarnos que existe el otro lado del mundo como el otro lado del espejo.

Belnez dijo...

Bonito texto. Lo que dan de sí los ascensores, Golfo. Especialmente los que duran nueve pisos y te dejan en el cielo, con el pelo revuelto y la bragueta desabrochada.

En cuanto a qué hizo cada uno de los rasgos de tu cara, yo tengo algunas pistas...
... las arruguitas junto a los ojos son de sonreír a las niñas y reírte de los gatos que se caen.
... las de la frente son de fruncir el ceño frente al autocad.
... los callos de las manos son de la bicicleta.
... las canas te las hice yo.

Un beso grande.

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...